PoesíaPoesía Digital

José Luis Gómez Toré

Para el número de este mes José Luis Gómez Toré nos ha enviado tres nuevos poemas, que ahondan en el surco cada vez más profundo trazado por los libros anteriores: Contra los espejos (1999), que fue Premio Blas de Otero, Se oyen pájaros (2003), He heredado la noche, también de 2003, después de que ganara un accésit del Premio Adonais 2002, y Fragmentos de un cantar de gesta (2007). También es un riguroso y lúcido crítico literario, tarea en la que debe citarse su gran libro La mirada elegíaca. El espacio y la memoria en la poesía de Francisco Brines (2002).

No pretendemos dirigir que sería empobrecer la lectura de estos tres nuevos poemas. Únicamente deseamos compartir con el lector la maravillosa sencillez y profundidad que irradian, en la que tierra y cielo se unen con toda naturalidad, sin más teorías que la de su mirada transparente.

El Mirlo

El mirlo
que busca entre las hojas muertas
insectos y lombrices
se parece al invierno.

Entre raíces diminutas
aprende de la tierra pertenencia,
el peso necesario de su vuelo,

a ciegas,
lentamente madura la raíz
que alimenta la cópula y el canto.

Pasa el invierno.

Nadie escucha
su diminuto corazón.


Araguaia

Imprudentes y ni siquiera vírgenes, no teníamos aceite en nuestras lámparas. No pintamos nuestras mejillas con el círculo del pez tucunaré. De improviso, los botos, los delfines del río, los señores del río cuyo macho puede dejar a una mujer encinta para engendrar un hijo, o tal vez sólo un huérfano, del agua y de la tierra. Eran una respiración. La ahora acelerada respiración del río.

La corriente en nosotros. No comunión, sino respiración. Torpemente asentíamos, entrábamos el aire en los pulmones, entrábamos los sabores del río teñidos levemente del olor a petróleo que venía del barco. Muy dentro, un aroma dulzón que era todavía la vida o casi muerte, la tarde reposada, respirada, y sus últimas luces.

Luego, la tarde, ya fuera de nosotros. El río, tranquilo a nuestros pies, la promesa en voz baja de un ritmo.


Cuelgamuros

En ocasiones
un sacerdote pisa por descuido
la sombra de una cruz.

La expiación, si llega alguna vez,
hablará por nosotros.
Mientras tanto,
nuestros dioses exigen
pruebas de amor,
devoran con igual voracidad
plegarias y blasfemias.
En el cielo
gira paciente un ave solitaria,
aguardando una presa que no acude a la cita.

La luz cae sin aviso
sobre la piedra muda,
acaricia una piedra,
palpa una cicatriz.

La expiación, si llega,
vendrá desde lo alto,

no dirá éste es mi cuerpo.

 













Retro jordans for sale, Cheap foamposites, Cheap foamposites, jordan retro 5, cheap jordans for sale, foamposites For Sale, jordan retro 12, jordan retro 11, Cheap jordans for sale, jordans for cheap, jordan retro 11 legend blue, retro 12 jordans, jordan retro 13, jordan retro 9, cheap soccer jerseys, Canada Goose sale, cheap jordans, cheap jordan 12
cerrar ventana
cerrar ventana