PoesíaPoesía Digital

Alberto Blanco

Alberto Blanco es actualmente uno de los más importantes poetas hispanoamericanos. Nació en la Ciudad de México en 1951. A partir de la publicación de su primer libro, Giros de faros, en 1979, ha publicado 25 libros de poesía en México y varios más fuera del país, además de diez libros con sus traducciones de otros poetas, libros de ensayos sobre las artes visuales y algunos libros para niños. En 1995 la editorial de Lawrence Ferlinghetti, City Lights, publicó en San Francisco una antología bilingüe de su obra, Dawn of the Senses. En 1998 el Fondo de Cultura Económica publicó en Letras Mexicanas El corazón del instante, su primer ciclo de doce libros de poesía. El segundo ciclo de doce libros de poesía, La hora y la neblina, se publicó allí mismo en el 2005. Su obra ha sido traducida a más de doce idiomas. Fue becario del Centro Mexicano de Escritores en 1977, y recibió la Beca Fulbright en 1991 y la Beca Octavio Paz de Poesía en 2001. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Los cuatro poemas inéditos que publicamos a continuación pertenecen a un libro en formación que lleva por título El libro de las plantas.

 Fotografía de Dana Blanco

 

El liquidambar  

A veces, cuando los pájaros cantan
con gran arte, lo mismo en las altas notas
que en los largos silencios
entre las ramas del liquidámbar

Y un perro ladra a la distancia
en respuesta a otros perros
todavía más distantes
aquieto mi respiración y escucho

Mi mundo da la vuelta y se hace uno
como fue, es, y ha sido siempre
por miles y miles de años: el pájaro
el árbol, el perro, el viento… mis hermanos

Y mi alma se convierte entonces en un mirlo
un liquidámbar, un labrador, un viento del sur
que regresa a casa para hacer una pregunta
que yo no puedo todavía contestar

 


La jacaranda 

Detrás de las ventanas
hay una jacaranda en una esquina:
las batallas en su tronco
son más del sueño que de la vigilia

Con viento o sin viento contrario
una sola cosa es cierta:
en ese jardín cerrado le di jaque
a los sueños de mi infancia

Con una piedra en la mano izquierda
lista para lo que pudiera ofrecerse
y con la mano derecha libre
para mover las piezas

El tercer ejército fue siempre el mío:
un reloj, un silencio y una nube
entre los cuerpos dispersos
de las flores caídas  

 


Los colorines 

Estandartes
los troncos
desnudos
de los colorines

Evocan
en el invierno
una batalla
en el desierto

En las puntas
de sus ramas
late sangre
de otra era

Vainas
venenosas
al filo de
la eternidad

 


El encino 

El encino nos recibe
con parsimonia
en su jardín de piedras
y corrientes de aire

No hay nada en el encino
que nos haga pensar
en el harem de aromas
de las rosas

Ni en las hijas más blancas
de la camelia o la magnolia
ni en la evanescente
belleza del jazmín

El encino es un anciano
que de aquella belleza
sólo recuerda la amargura
de las bellotas

 













cerrar ventana
cerrar ventana