PoesíaPoesía Digital

Pablo García Casado

Pablo García Casado (Córdoba, 1972) es autor de tres libros de poesía que han tenido una gran acogida por parte de los lectores: desde Las afueras (1997), que obtuvo el I Premio Ojo Crítico de Radio Nacional de España, hasta Dinero (2007), pasando por El mapa de América (2001). Su poesía trata de dar un testimonio distanciado de las duras condiciones sociales que pesan sobre nuestra vida íntima y la frustran con frecuencia; un testimonio que echa mano de un lenguaje coloquial y de muchas frases oídas en la vida cotidiana (anuncios, noticias de prensa, dichos populares…). No obstante, en medio de ese lenguaje ordinario, sus poemas nos sorprenden por la intensidad emotiva que alcanzan en el momento y del modo más inesperado.

 

En 2007 aparece Dinero, tu último poemario, pero también la tercera edición de Las afueras. Estamos acostumbrados a escuchar a poetas que reniegan de libros anteriores, que encuentran la culminación de su obra en lo último y ciertos devaneos prologales en lo primero; sin embargo, no parece que tu tono haya cambiado desde Las afueras hasta aquí, y se mantiene el mismo vigor, la misma fuerza. ¿Ha cambiado algo entonces? ¿Qué es para ti hoy Las afueras?

No reniego absolutamente de nada. Los libros son como tus hijos. Hay poemas que ahora no escribiría, pero he aprendido a pactar con ellos. Con otros poco a poco me voy reconciliando. Y la mayoría los suscribo como propios, como parte de mi biografía personal. 

No es habitual encontrar poemarios contemporáneos que alcancen tres ediciones. ¿A qué crees que se debe ese éxito? ¿Hasta qué punto esa respuesta de los lectores significa un acierto mayor de ese libro, en relación con los que has publicado luego?

Los lectores son importantes. Hay que respetarlos. Creo que Las afueras es un libro muy generacional, que llega muy bien, que tiene una buena dosis de intensidad. Es un libro mucho más inmediato que El mapa de América, que, a mi modo de ver, es más literario, mucho más cultural.

En tu obra habitan multitud de voces diferentes, personajes distintos que a veces aparecen más de una vez en un mismo poemario. ¿Es la multiplicidad tu forma de desarrollar un yo poético íntimo?

No creo en un yo poético íntimo. Me interesa construir una pluralidad de voces, es la manera más honesta que considero para mostrar emociones. Haciéndolo de manera plural. Mi biografía personal, mi yo poético, es bastante prescindible.

Aunque veamos personajes diferentes, digamos que en Dinero la media de edad asciende un poco, y encontramos personas que han hecho ya parte de una vida, que tienen una hipoteca. ¿Necesitabas hablar de circunstancias/experiencias con las que no contabas en el 97?

El poeta que mira es otro muy distinto. Y su mirada es más amarga. Pero eso nos pasa a todos cuando crecemos.

Ese recuento de episodios dramáticos sobre distintos personajes parece muy propicio para desarrollarlos más explícitamente en una obra narrativa. ¿No has pensando nunca poner a vivir tus personajes en una novela?

No. Para escribir una novela hay que tener musculatura narrativa, algo de lo que carezco por completo. Tengo buenos amigos novelistas y saben bien lo que se hacen. Y los admiro por ello.

En tus poemas en verso hay un uso continuo del lenguaje coloquial, lo cual es un gran reto a la hora de producir la descarga poética, el efecto inesperado. ¿Por qué usas el poema en prosa en Dinero, tu último libro? ¿Querías llegar así hasta los extremos del lenguaje cotidiano? ¿Hay realmente alguna diferencia más allá de la formalidad entre los poemas de Pablo García Casado y los poemas en prosa de Pablo García Casado?

Mira, yo lo describiría con tres metáforas visuales. En Las afueras, había un recorrido por fotografías. En El mapa de América eran secuencias, casi películas, con colores muy saturados. En Dinero vuelvo al blanco y negro, a la mínima concesión retórica, casi de reportaje. Esa vocación objetiva, casi documental, necesitaba despojar los siempre suculentos recursos poéticos. Necesitaba menos ruido y más precisión.

Hablar de las personas que están en las afueras (de cualquiera de nosotros que se mueve en el extrarradio) o hablar de dinero es, entre otras cosas, tomar partido por la poesía como narradora de los problemas y enfermedades del hombre y de la sociedad. Ante esa marcha, hay poetas que ejercen de notarios y otros que proponen alternativas más o menos ideales. ¿Cuáles son tus intenciones?

Yo trato de mostrar, no de convencer. Hay una posición ideológica derivada de la propia elección de los temas y de su tratamiento. Pero creo en la inteligencia del lector, y por supuesto no me voy a poner en la tribuna ni en el púlpito. 

Dada la personalidad tan marcada de tu poesía, puede parecer que sólo te interesan algunos poetas afines al llamado "realismo sucio". ¿Entre tus poetas preferidos hay autores de otras tendencias?

Aleixandre, Mallarmé o el Pentateuco son referencias esenciales para cualquier escritor. Leer sólo a los de tu familia empobrece tu discurso.

¿De los libros anteriores a Las afueras, que no suelen citarse en las notas biográficas de presentación a tus tres grandes entregas, te has arrepentido de algún modo, o los incluirías en una futura "poesía reunida"?

Bueno, no son más que algunos correctos y esperanzadores intentos, pero en todo caso previos al momento en que decidí poner en marcha esta máquina de hacer poemas. Creo que lo que quedó en el cajón está bien ahí.

En tus libros indicas el correo electrónico para que lo utilice el lector que quiera contactar contigo. Estamos en un proceso extraño entre los poetas: los hay que escriben todos los días en un blog y los que no quieren saber nada de las relaciones virtuales. ¿Qué te ha aportado el contacto con lectores desconocidos?

Me gusta el correo electrónico porque es un momento de contacto con lectores, tengo amigos y amigas que mantengo por el correo. Pero eso de escribir un blog diario es un poco cansado. No tengo tantas cosas que decir.

Las afueras se publicó en 1997, El mapa de América en 2001 y Dinero en 2007. ¿Qué sucede en el intervalo entre uno y otro? ¿Espaciar la publicación de tus obras responde a tu propio ritmo creativo, o al plazo de reposo que das a cada poema? ¿Puedes adelantarnos alguno de tus próximos proyectos?

Responde simplemente a que no tengo nada que decir, y a que soy muy respetuoso con los tiempos, con los árboles y con la paciencia de los lectores. Ahora no tengo mucho que decir, aunque últimamente me siento atraído por poemas eróticos. ¿Será que me estoy haciendo viejo? Posiblemente.

Poesía Digital
Fotografía de Thomas Canet

 










Retro jordans for sale, Cheap foamposites, Cheap foamposites, jordan retro 5, cheap jordans for sale, foamposites For Sale, jordan retro 12, jordan retro 11, Cheap jordans for sale, jordans for cheap, jordan retro 11 legend blue, retro 12 jordans, jordan retro 13, jordan retro 9, cheap soccer jerseys, Canada Goose sale, cheap jordans, cheap jordan 12
cerrar ventana
cerrar ventana