PoesíaPoesía Digital

Jorge Gonz�lez

"Escribo porque lo necesito"

Jorge González llegó hace más de diez años a Berlín. De su país natal apenas quiere recordar las calles que le convirtieron en un flaneur ensimismado. En su país de adopción acaba de publicar su segundo poemario -un libro que según él, "se adentra unos metros más en la captación del espacio que nos rodea"- y comienza a prepararse una antología de su obra. De cómo se abre camino un poeta en el exilio voluntario y de cómo se escribe poesía en lengua extranjera habla con Jorge González Poesía Digital, aprovechando una breve visita del poeta y profesor a España.

Nuestra primera pregunta parece obligada: ¿cómo puede escribirse poesía en un idioma que no es el propio? ¿No resulta una cierta forma de fingimiento?

En absoluto. No me parecería honesto escribir poesía si creyera que la lengua materna es la única lengua de expresión poética. Todo depende de qué entiendas por lengua materna y qué entiendas por expresión poética, como siempre. A mí escribir en alemán, la lengua en la que pienso, me parece natural. Creo que conozco más palabras en alemán que en castellano, y que -incluso- he sentido más en alemán que en castellano. El resultado lógico de todo esto es escribir en alemán. Además, este idioma aporta unos matices a mi pensamiento poético interesantes.

¿Por qué fuiste a Berlín?

Es una pregunta que me han hecho varias veces, y yo mismo me lo pregunté alguna vez. Creo que lo necesitaba. Debía salir para crecer, estar en otro ambiente, en un sitio no viciado por la costumbre. No tengo nada contra la costumbre, contra lo cotidiano, pero salir de uno mismo -del quicio- al menos una vez en la replique montre vida es necesario. Cuando llegué a Berlín supe que daba comienzo ahí mi personal bildungsroman, mi novela del crecimiento.

Pero supongo que no necesitabas crecer en cuanto a lo creativo. Una editorial había contratado tu primera novela y estabas a un paso de entrar en la Residencia de Estudiantes.

Sí, es cierto que leyendo esos dos proyectos nada hace pensar que mi faceta creativa necesitara algo. Pero las palabras, los nombres, son sólo eso: nombres. Por muy sugerentes que sonaran esos proyectos -para otros, para el gran público- no eran los pasos que yo debía dar. Antes, por supuesto, sólo lo vislumbraba, con la suficiente leve intensidad como para dar el paso. Ahora estoy convencido de que hice lo correcto.

¿Entraste con facilidad en los grupos literarios de Berlín? ¿Encontraste pronto los canales adecuados para hacer llegar tu obra poética?

No era mi intención entrar en ninguna escuela o grupo poético. Siempre -ya en España- me ha gustado vivir al margen de los grupos, de las corrientes. Creo que mi voz es mía y no se puede compartir con nadie. Y mucho menos dar a la opinión de los demás. Por eso tengo por norma leer los comentarios que se hacen a mi obra con interés de taxidermista, nada más.

Hablemos ahora de tus libros. En el prólogo a Reale Leidenschaft (Festung Berlag, 2000) describiste la poesía  como compañera y guía. ¿Crees que esta influencia dantesca se ha mantenido en tu siguiente obra?

Es de las pocas cosas que se han mantenido en estos años de escritura. La poesía para mí es aquello que siempre va conmigo. Como consecuencia, mi escritura es necesidad, no gusto. Escribo porque necesito escribir. Me ocurrió en el proceso de creación de primera novela -que finalmente no se publicó debido al traslado- pero también me ocurre con la poesía.

Siguiendo con ese primer poemario, uno de los temas recurrentes -practicamente protagoniza tres cuartas partes del libro- es la muerte, como doncella, objeto de burla o calavera. ¿Es volver a la muerte a cada paso una forma para ti de ahogar fantasmas subsconscientes de una infancia turbulenta?

Mi infancia no fue traumática, ni siquiera difícil. La muerte para mí es un tema como otro cualquiera. En realidad, citarla a cada paso responde más a una decisión racional que a un fruto de la inspiración. A los diecisiete años escogí uno de entre los tres temas de la poesía: la muerte, Dios, el amor. El tema de Dios no me ofrecía apenas discurso: le conozco bastante y él me conoce. Hablar de Dios es para mí hablar de un amigo y eso es hablar de amor, así que no valía la pena trabajar esa línea. Sobre el amor tampoco tenía mucho que decir, porque siempre se me ha mostrado con una claridad asombrosa. A falta de conflictos mejores escogí la muerte, que sí me parece sospechosa. De todos modos, tampoco he quedado satisfecho de la elección. En realidad nunca estoy satisfecho. Con nada.

En efecto, dejas la muerte en tu segundo poemario y el tema protagonista del segundo libro es la tecnología. Dämmerung und andere Gedichte (Birg, 2007) es, en cierto modo, un himno al hombre electrónico de la posmodernidad, al geek de toda la vida. ¿Por qué este movimiento en la dirección del foco?

La gente cambia, ¿sabes? No puedes escribir un libro y cuatro años después hablar de lo mismo. Mi cabeza llevaba un tiempo dedicada a la comunicación -que es la clave del porqué tecnológico contemporáneo- y obviamente algo de eso debía decir. Creo que la poesía no puede quedarse al margen de esta revolución y mi poemario quiere instalarse en la corriente de esa revolución, o mejor, salir despedido desde ahí. No me importa hablar en un poema de Bjork y de su Reactable, un invento de la Pompeu Fabra de Barcelona. Aunque a muchos les parezca una estupidez, a mí me parece bello -así, bello- ese aparato tecnológico. Y no voy a dejar de decirlo sólo porque hasta ahora nadie lo haya dicho. La poesía necesita de un impulso creativo en la elección de los temas. Padece en el campo de la imaginería la misma artrosis que en el de la distribución y difusión. En vuestra página he visto algunos proyectos que quieren saltarse los canales habituales y llegar a alguien diferente, a la gran masa que está más allá de una librería, una presentación o una distribuidora. Reconozco que no lo quiero para mis libros, que siempre tendrán el sabor de lo añejo, pero sí lo veo necesario para los clásicos. ¿Por qué no lanzar poemas en octavillas desde avionetas? ¿Por qué no colonizar los espacios de propaganda electoral unas horas después del recuento con carteles de poemas?

Los poetas jóvenes siempre sufren un cierto proceso de afinación. ¿Crees que en tu segundo libro ya podemos encontrar la voz verdadera de Jorge González?

La preparación de la antología supone precisamente que lo que he dicho hasta ahora no ha sufrido modulaciones, siguiendo con tu metáfora musical. La ausencia de una posición poética vigorosa en el primer poemario de alguien es un lugar común de la crítica. Aquí ocurre como en España, que parece que las críticas se hacen con una máquina y no con una cabeza con sensibilidad poética. No hablo de todos, pero a ver quién es capaz de afirmar que no dijo, ante un primer poemario, que era prometedor, que habría que estar al tanto de su trayectoria, que se adivinaba una voz importante.

Entonces, ¿te gustaría otro tipo de crítica?

No es que me guste, es que lo necesitamos. El crítico debe conocer con profundidad la obra completa del autor del que va a hablar, debe saber situar con exactitud las coordenadas de su poética, debe -mucho antes de leer el libro que se dispone a reseñar- haber pensado como el propio poeta. O mejor aún: el crítico lo que debe hacer es desaparecer. Que no haya crítica, que nadie escriba en un lugar de prestigio qué es bueno y por qué. Las críticas podrían volver a lo que fueron, comentarios entre amigos, y quizá entre profesores y alumnos. Conversaciones en las que se hable de lo que a uno le ha gustado últimamente, sin más pretensiones (y ya son muchas). En un verso feliz de mi primer libro decía, en alemán, algo así como Critiquen, hombre, critiquen. Eran las palabras que cerraban el poema y que señalaban los vicios de la humanidad, al mismo tiempo que indicaban cuál era la actitud con que poetas y lectores debían responden a las reseñas.

Poesía Digital

 










Retro jordans for sale, Cheap foamposites, Cheap foamposites, jordan retro 5, cheap jordans for sale, foamposites For Sale, jordan retro 12, jordan retro 11, Cheap jordans for sale, jordans for cheap, jordan retro 11 legend blue, retro 12 jordans, jordan retro 13, jordan retro 9, cheap soccer jerseys, Canada Goose sale, cheap jordans, cheap jordan 12
cerrar ventana
cerrar ventana