PoesíaPoesía Digital

Abel Feu

"Es mi manera de no estar solo"

Abel Feu (Ayamonte, 1965) con sólo un poemario, Feu de erratas (Renacimiento 1997. Premio Luis Cernuda en 1996) y tres breves cuadernos, La vida misma (Colección Númenor, 1991), Lo que pasa conmigo (Cuadernos de la Moderna, Jerez de la Frontera, 1994) y Poetografías (Diputación Provincial de Huelva, 1996) es un poeta que ha dejado honda huella en sus lectores. Ha trabajado como librero en la mítica Renacimiento. Allí dirigió la colección Paréntesis y fue codirector de la revista literaria Nadie parecía. Ha publicado Panorama de la poesía andaluza desde la posguerra hasta la actualidad (Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía, Sevilla, 1999) y ha antologado la poesía andaluza en Sombra hecha de luz (UNAM, México, 2007). Últimamente se ha metido a editor. Empezó realizando unos exquisitos cuadernos artesanales de haikus, para coleccionistas, bajo el sello Los Papeles del Sitio; y ahora, además de ofertar servicios editoriales, ha creado su propia colección. Se ha estrenado nada menos que con Chesterton, Mario Quintana, Nicolás Gómez Dávila y Miguel d’Ors: ahí queda eso.

Usted empezó como poeta, pero, desde aquel recordado Feu de erratas, lleva de diez años sin publicar, ¿ha pasado de editado a editor definitivamente?

Ese “definitivamente” casi me corta la respiración... Quiero creer que sigo siendo poeta, aunque en el dique seco, despreciado por la inspiración, que los prefiere otros... Igual un día vuelve. Lo de editor no es una vocación, es sólo mi manera de no estar solo.

replica watches uk fake rolex

Sin embargo, sus poemas no se olvidan, se le cita con frecuencia, los poetas mismos —con lo que son los poetas— aprecian sus versos… En su última lectura, en la Universidad de Sevilla, Miguel d’Ors leyó un poema inédito que es una variación de su “Futbolista” y un homenaje explícito.

Hombre, sí, uno tiene un par de poetas amigos que aprecian mis versos y otros cuantos amigos poetas que también, pero pare usted de contar.

Para algunos Abel Feu fue un referente esencial de lo que luego se llamó Grupo Númenor. Precisamente su primer cuaderno, La vida misma, estrenó la colección Númenor de poesía. En él ya estaban muchas de las características (humor y trascendencia, cotidianidad, autobiografismo) y de las influencias (César Vallejo, Miguel d’Ors, Carmelo Guillén) que son hoy rasgos distintivos del grupo. ¿Se siente parte integrante?

No. Aquel primer cuaderno incluía una docena de poemas de un veinteañero aislado en un piso de estudiante que había ido encontrando sus referentes poéticos por su cuenta y riesgo. Yo siempre he sido un tío muy raro y poco gregario. El grupo Númenor fue posterior y lo forma gente mucho más joven que asimiló muy pronto esas influencias y siguió y sigue progresando.

Ha publicado un estudio y una antología sobre poesía andaluza, ¿de verdad cree que existe una realidad nacional-poética andaluza o que por lo menos la poesía del sur goza de un estatuto de autonomía?

Bueno, los dos fueron encargos, y no me partiría la cara con nadie que defienda, joseluiscarodroviramente, una “realidad nacional andaluza”... La poesía sopla donde quiere. Toda antología es parcial, y si el criterio es geográfico, más todavía... Pero bueno, no se puede negar que hay muy buena poesía escrita por andaluces.

Desde su posición de poeta en el banquillo, ¿cómo se ve el partido de la poesía actual?

Ya no sigo la liga como antes, sobre todo porque empiezo a no entender la manera de jugar de los más jóvenes (supongo que eso es normal). Pero hay muy buenos poetas en activo, y algunos lo siguen siendo incluso en pasivo.

En cambio, crece su interés por el haiku…

El interés por el haiku surgió casi accidentalmente, pero me dio para creerme editor y para pensar en doctorarme, aunque me he imbuido tanto de su espíritu que no sé si algún día llegaré a terminar la tesis.

El haiku nos da pie a meternos en el charco del mundo editorial porque su pequeña Colección Haiku, semilla de Los papeles del Sitio, ha tenido mucho eco. ¿Pensó alguna vez que una colección dedicada íntegramente a haikus en español tendría tanto campo?

Usted debe ser de los pocos que la conocen y cree que todo el campo es etcétera, porque de cada número se hacen 40 ejemplares. Sí es verdad que ha funcionado medianamente en el mundillo poético, pero es porque no había nada parecido y el haiku ha despertado y parece que sigue despertando el interés de muchos poetas actuales.

¿A qué cree que se debe ese interés actual por el haiku?

Al reto por comprobar que una cantidad mínima de palabras puede decir mucho, en una época en que se usan muchas palabras para decir muy poco... La poesía es cuestión de concentración e intensidad, y el haiku es el colmo de la concentración y de la intensidad (siempre que sea bueno, que no ocurre muchas veces).

Parece, con todo, que está un poco parada esa colección, ¿tiene previstas nuevas entregas?

Sí, tengo el firme propósito diario, desde hace más de un año, de sacar cuadernillos de Cereijo, Felipe Benítez, Bonilla, Susana Benet, Amalia Bautista, además de otros vanguardistas casi olvidados.

Pasemos al nuevo proyecto editorial. Para empezar por el nombre, ¿"Sitio" como quien dice "Cerco", como el de Numancia, o como quien dice "aquí"?

Qué va, es todo mucho más prosaico. Hace siete años nos vinimos a vivir a Valencina y nuestra casa está en la urbanización “El Sitio de Valencina”, así que cuando empecé a sacar cuadernillos les puse “Los Papeles del Sitio”. Pero mi socio y combativo amigo Enrique García-Máiquez está emocionado con que “Sitio” por “Cerco”, y, sí, como mínimo el de Numancia...

Llama la atención la idea de negocio. No se pretende llegar a todas las librerías, son ediciones quizá excesivamente cortas, de doscientos ejemplares numerados, de autores polémicos… ¿No hay cierto elitismo en todo el planteamiento? ¿Y eso es compatible con la supervivencia económica del proyecto?

En realidad, no se pretende llegar a ninguna librería, sino vender directamente desde www.lospapelesdelsitio.com dando facilidades al comprador (es decir, sin cobrarle gastos de envío). Las tiradas no son tan cortas: vender 200 ejemplares de un libro de poesía no es fácil. En cuanto al elitismo, sería hacer de la necesidad virtud... La idea, pues, más que de negocio, es de ocio a secas. El proyecto puede sobrevivir (espero) económicamente, pero sólo el proyecto, no el proyectista. Ah, se me olvidaba, lo de los autores polémicos corre también por cuenta de mi socio.

Los libros, dentro de una sobriedad máxima, están muy hermosamente editados. Descartado el elitismo, se adivina la sombra de Juan Ramón Jiménez, de Abelardo Linares, de Andrés Trapiello. ¿Hasta qué punto se reconoce en esta tradición de la tipografía?

Hasta el punto sobre las íes, que son ellos.

A uno le gustaría dejar el papel de entrevistador y levantar el índice admonitorio para exigirle que escriba poemas, que siga editando papeles y papeles del sitio, que antologue, que estudie…, pero me conformaría si logro arrancarle el compromiso de un pequeño ensayo sobre el haiku en español para nuestra sección “Documentos”.

Uf, la palabra compromiso casa mal con mi inclinación natural a, digamos, lo contemplativo (mi mujer, sin tantas contemplaciones, lo llama de otra forma).

Poesía Digital










Retro jordans for sale, Cheap foamposites, Cheap foamposites, jordan retro 5, cheap jordans for sale, foamposites For Sale, jordan retro 12, jordan retro 11, Cheap jordans for sale, jordans for cheap, jordan retro 11 legend blue, retro 12 jordans, jordan retro 13, jordan retro 9, cheap soccer jerseys, Canada Goose sale, cheap jordans, cheap jordan 12
cerrar ventana
cerrar ventana