PoesíaPoesía Digital

Chema Madoz

La sala de exposiciones de Fundación Telefónica acoge, desde el pasado 2 de febrero y hasta el 21 de mayo, la segunda muestra en España de la obra fotográfica de Chema Madoz. Este creador, al que se le ha denominado poeta visual, también está entre los seleccionados por el MNCARS para la colectiva La visión impura, junto a obras de Bourgeois, Muntadas, Fontcuberta o Plensa y que estará expuesta hasta septiembre. Poesía Digital ha querido hablar con él para dilucidar cuánto hay de poesía en su obra, haciéndole preguntas sobre su trabajo, algunas de las cuales podrían hacerse a cualquier poeta. Una conversación en la que, en definitiva, se asaltan los límites entre las artes a la búsqueda del único Arte.  


¿Cuál es tu relación con la literatura? ¿Cómo te ha influido en tu proyecto creativo?
A lo largo de los años he tenido relación con ella, aunque se trata de una relación abstracta que no es fácil definir. Siempre me llamaba la atención la facilidad que tiene la literatura para crear imágenes. Creo, de hecho, que mi relación con las imágenes nace a partir de la propia literatura. Además están los recursos de mi fotografía que son más propiamente literarios: metáforas, metonimias...

¿Tienes en cuenta algunos autores y obras a la hora de hacer la fotografía?
No directamente. Yo creo que las relaciones son posteriores. Tomo conciencia de ellas a posteriori. La relación aparece cuando echas la vista atrás: hay cosas que te recuerdan a ciertos escritores con los que hay algunas obsesiones compartidas.

¿Crees que se podría hacer una fusión entre todas las artes? En tu caso, por ejemplo, en varias ocasiones te han definido como poeta visual...
En el fondo creo que se está hablando de lo mismo. En los talleres siempre hago hincapié en esto. Les proyecto ejemplos de gente de diversas artes y demuestro cómo todos parten de una misma y única problemática: transmitir ideas a través de imágenes. Simplemente cambian las técnicas. Es verdad que cada autor va a estar supeditado a la técnica de su propio medio; pero si prescindimos de eso, estamos hablando de lo mismo.

Algunos escriben poesía porque creen que puede mejorar el mundo. ¿Cuál es el objetivo de tu fotografía? ¿Tienes una finalidad como artista?
Hago fotografías porque me sirven para explicarme mi propio entorno, mi relación con la realidad. A través de las imágenes aclaro mis ideas. Creo que éste es el objetivo básico. Se puede pensar que esas imágenes pueden servir a otra gente, a los espectadores, y que les sirve de reflexión,  pero básicamente mi fotografía nace de una necesidad personal.

Ya has comentado antes que al enfrentarte a la realidad utilizas recursos como la metáfora o la metonimia, que pueden considerarse eminentemente textuales.
Cualquiera de estos recursos ponen en contacto distintas realidades e intentan buscar un nexo común que en definitiva haga salir a flote algo que está latente. En mi caso detrás de los objetos; supongo que en el caso de los poetas detrás de cada palabra. Son recursos que te permiten clarificar o acercar tus propias sensaciones.

¿Hay una evolución en el uso de esos recursos?
Sí. Quiero pensar que los recursos que antes utilizaba eran  recursos con un efecto más elemental. Por ejemplo, poner un elemento al lado de otro, dejando al espectador que decidiera los nexos que pudieran existir entre esos dos elementos diferentes. Con el paso del tiempo, el lenguaje de mis fotografías ha ido cogiendo mayor complejidad y tal vez juega menos con las evidencias. Se siguen utilizando los recursos primeros pero se ha ampliado el abanico, la manera de acercarse al objeto, de abordarlo. Ya no me limito a objetos que funcionan como tales sino que vuelvo a crearlos con unos materiales distintos. También es diferente la utilización de elementos que no son de uso habitual (que no puedes comprar en una tienda) sino elementos de la naturaleza: el propio suelo, la tierra, el agua...
De todas maneras, nunca en mi evolución se han dado grandes cortes. Es todo más diluído: es una especie de flujo donde se dan relaciones estrechas pero donde también se van abriendo más posibilidades a partir de ellas.

Entre tus temas, queremos fijarnos en tres que también pueden aparecer en poesía. Uno lo podríamos definir como el intento atrapar la realidad para que no se pierda.
Creo que, más que atrapar la realidad pura y dura, intento dejar constancia de mis ideas, mis sensaciones. Trabajo con imágenes que han sido creadas únicamente para ser fotografiadas. Después desaparecen. Si no fuera por este registro a través de la imagen, quedarían diluídas y no habría constancia de ellas. De hecho, no considero que mi trabajo tenga una relación estrecha con esa noción de realidad que utilizas.

Entonces tu obra responde a una biografía tuya, más que a señalar cosas que están ahí para los demás...
En cierta medida, porque ¿dónde está eso que llamamos realidad? ¿Pertenece a mi propio mundo? ¿Está ahí fuera? ¿En mi cabeza? No me atrevería a decir dónde....

En la teoría de la literatura se explica el formalismo ruso como un grupo que intentaba recrear el lenguaje, hacer que el lector cayera en la cuenta de la misma letra para revalorizarla. Se puede pensar que tú haces lo mismo con tus imágenes: tratar de que el espectador redescubra la realidad. Todos hemos visto escaleras y espejos, pero nunca habíamos caído en lo que tú nos muestras en tu fotografía: que el reflejo de la escalera de mano sobre el espejo provoca que la mitad de la escalera entre en otra realidad.
Creo que sí hay imágenes que nacen de la observación directa del mundo que nos rodea. Por ejemplo, la imagen a la que haces referencia. Recuerdo cómo nació la idea. Aquél día paseaba por la calle y había un operario que estaba limpiando el escaparate. Estaba tan pulido que había un cierto reflejo. Tenía la escalera apoyada en el propio cristal. Fue un descubrimiento ver el hecho de que al apoyar una escalera sobre el cristal se refleja la escalera y hay una referencia a la escalera de doble cuerpo. Lo que haces es analizar esa apreciación fugaz y llevártela a tu terreno, con una cierta conciencia de qué es lo que supone, porque en definitiva espejo y escalera son objetos con un peso específico muy concreto, con una carga cultural fortísima a lo largo de las diferentes culturas y  de la historia. Un hecho tan fortuito abre las puertas a una serie de posibilidades... Está implícito en el espejo el acceso a un mundo imaginario, a otra cara de realidad. Apoyar la escalera es el detonante.
Ése es un camino de creación de mis fotografías, los hallazgos. El otro es tener algo en la mente que quieres poner de relieve y hacerlo a través de unos objetos que buscas. En mi estudio, que es como un rastrillo -aunque el número de objetos tampoco es apabullante-, hay muchos objetos que están a la espera de ver qué puedas hacer con ellos, junto a muchos otros que ya han sido utilizados.

Ha salido otro de los temas de los que podríamos hablar: el humor. Algunos se ríen para evadirse de un mundo presuntamente mísero y otros para subrayar las bondades del mismo mundo. ¿Cómo utilizas tú el humor?
Si bien parece que mis imágenes provocan una  sonrisa en el espectador -que creo viene dada por el hecho de encontrar algo que no esperaba- nunca he intentado hacer imágenes humorísticas. Es cierto que siempre me ha interesado el humor, pero en la medida en que supone una mirada diferente y un alejamiento de la realidad. Para ver una situación con humor necesitas un punto de vista distinto, una perspectiva que proporciona asu vez una visión de conjunto más enriquecedora. Se trata de dar la vuelta a algunas situaciones -que parece que sólo tienen una interpretación - y comprobar así cómo todo es susceptible de soportar diferentes puntos de vista. Esto tiene relación también con mi sentido del trabajo. Aunque supongo que sí tengo algunas cosas claras -que siento como una certeza- siempre me he movido en el ámbito de la duda con soltura, como en mi ámbito natural.

Por último, el tercero de los temas: la muerte. En alguno de tus libros sólo unas pocos fotos hacen referencia a ella de alguna manera: una pala sobre un montón de arena, un cello que se entierra...  ¿Cuál es tu relación con la muerte? ¿Hay intención de evitarla o apartarla?
En el resto de mi iconografía se pueden ver más imágenes sobre la muerte quizá más claras, como el reloj de pared incrustado en un ataúd o las calaveras y las radiografías. Supongo que me preocupa en la medida en que le preocupa a todo el mundo. Hay un cierto respeto. Y por otro lado, supongo que me preocupa en cuanto que no sé cuál es mi propio posicionamiento ante la muerte. Es algo que al final tiene unas grandes dosis de misterio, y eso es lo que hace que pensemos en ella. Todos vamos a pasar por ahí pero no tenemos información (desde luego no de primera mano). Me interesa porque es algo que está ahí y que está por definir, aunque parezca absurdo. Cuando la utilizo también la relaciono con el conocimiento de nuestro límite, idea en la que, por otro lado, creo que no hace falta insistir mucho porque ya somos suficientemente conscientes (al menos en determinadas ocasiones).

¿Te preocupa la recepción de tu obra, los diferentes sentidos que se le pueda dar?
Me resulta atractivo que haya posibilidades distintas. Además, lo considero como una de las características que enriquecerían la fotografía. Es verdad que a veces hay interpretaciones con las que no me identifico en lo más mínimo, pero también hay otras que abordan posibilidades de las que no era consciente y que me han resultado gratificantes. Todo esto te sirve para darte cuenta de que no tienes un control férreo de lo que haces. Aunque no quisiera caer en el  tópico, hay que admitir que es cierto que, cuando expones, aquello pertenece también al espectador. Ese objeto puede ser interpretado como cualquier otro.

Chema Madoz interpreta para Poesía Digital tres de aquellas de sus fotografías que se pueden considerar más simbolistas:


Son dos elementos los que se ponen en relación: el collar de perlas y el fondo, un abrigo de astracán que llevan las personas mayores (y que además son dadas a llevar este tipo de collares). Por un lado, el collar tiene una serie de connotaciones: el collar embellece pero también el hecho de poner un collar a un animal o a una persona puede suponer una idea de sumisión. Y luego el simbolismo de las perlas, de relación estrecha con la riqueza y la ostentación. Me interesaban los dos conceptos: sumisión y riqueza. La horca tiene una relación directa con la idea de castigo. Me parecía que era una figura que daría muchas posibilidades de interpretación.

 

 


La rosa tradicionalmente representa el símbolo de la belleza. Juego con la idea de atracción que hay en ella: el anzuelo representa la trampa, el engaño, el dolor. Quiero conjugar en un elemento  dos emociones tan diferentes y que por otro lado pueden repetirse en nuestras relaciones interpersonales hasta llegar a ser casi un arquetipo. Tal vez sea una forma de ahondar en la psicología de ciertas relaciones que se basan en la atracción/repulsión. Aunque hay personas a las que les inquieta que no aparezca la figura humana en mis fotografías, no creo que sea necesaria su presencia para ocuparnos de sus preocupaciones.

 


Dejando de lado el recurso formal de establecer el vínculo entre el dado y el hielo, que en definitiva son dos cubos, vemos que mientras el dado tiene una permanencia a lo largo del tiempo, el cubito tiene una duración concreta, limitada. En ese sentido, la imagen juega con la idea de azar, de la suerte, como algo limitado; es algo que también se te escurre entre las manos, difícil de agarrar. La imagen se acerca por tanto a la idea de azar como algo resbaladizo y limitado en el tiempo.

 

 


 

Fotografías de la entrevista: Juan Santa Cruz.

Copyright de las obras de Chema Madoz: ©VEGAP.CHEMA MADOZ.










Retro jordans for sale, Cheap foamposites, Cheap foamposites, jordan retro 5, cheap jordans for sale, foamposites For Sale, jordan retro 12, jordan retro 11, Cheap jordans for sale, jordans for cheap, jordan retro 11 legend blue, retro 12 jordans, jordan retro 13, jordan retro 9, cheap soccer jerseys, Canada Goose sale, cheap jordans, cheap jordan 12
cerrar ventana
cerrar ventana